Novedades

EL TEMOR A PONER LIMITES

Sabemos que en la educación de nuestros hijos poner limites es importante. Pero hoy existe una generación de padres a la que nos cuesta ejercer la función de autoridad y decir que no.
Por temor a la frustración, al sentimiento de culpa o que los chicos los dejen de querer son algunos de los motivos que llevan a los padres a ser excesivamente permisivos y contemplar todos los deseos y caprichos de sus hijos.

Siempre tenemos que tener en cuenta que hay límites que ayudan a que el niño aprenda a tolerar cierto grado de frustración. Para educar de manera eficaz a nuestros hijos debemos marcar las reglas en casa con el objetivo de cumplirlas. Esto también forma parte de la vida y los ayuda a crecer y madurar. No poner límites es una manera de desamparo, de abandono.
Esto genera el fenómeno de los niños tiranos, que son los chicos que quieren todo, exigen sin limites a sus padres y no soportan escuchar un no como respuesta. Lo único que se logra con este consentimiento es hacerles daño.

Los niños necesitan explorar y van probando hasta encontrar límites. La familia es un lugar de contención y los padres tienen la responsabilidad de darles las herramientas para afrontar la vida adulta y vivir en esta sociedad.

Algunos consejos para tener en cuenta

– Un límite bien especificado con frases cortas y órdenes precisas suele ser claro para un niño
– Cuando un niño entiende el motivo de una regla como una forma de prevenir situaciones peligrosas para si mismo y para otros, se sentirá más animado a obedecerla.
– Siempre que apliques un límite al comportamiento de un niño, intenta indicar una alternativa aceptable.
– Deja claro a tus hijos que tu desaprobación esta relacionada con su comportamiento y no va directamente hacia ellos.
– Delante de un mal comportamiento, lo mejor es contar un minuto con calma.

Cuanto mas expertos nos hacemos en fijar los limites, mayor es la cooperación que recibiremos de nuestros niños y menor la necesidad de aplicar consecuencias desagradables para que se cumplan los limites. El resultado es una atmosfera casera más agradable para los padres y los hijos.